Metodología

¿CÓMO LO HACEMOS?

Basándonos en los denominados “cuatro pilares de la educación”: Aprender a conocer, Aprender a hacer, Aprender a vivir juntos y Aprender a ser, Landabaso Eskola Aktiboa pretende dar cabida y desarrollarlos en todos sus sentidos. Interactuar con el medio de manera activa (aprender a hacer); creando conocimiento y recursos a través de la experiencia (aprender a conocer); compartiendo y gestionando la diversidad en el grupo (aprender a vivir juntos) y por último asentando su verdadero Yo, su autenticidad más genuina (aprender a ser).

Para ello el currículo se abordará con un sistema pedagógico respetuoso con las diferentes necesidades, intereses y ritmos de aprendizaje de cada niño y niña que favorezca esta educación integral que venimos describiendo y la adquisición de aprendizajes funcionales y de las Competencias Básicas. Entre otras, el desarrollo de una de las competencias clave en el presente y futuro sociales, aprender a aprender.

Para lograr los objetivos propuestos, las principales BASES METODOLÓGICAS que guiarn el que hacer diario de la escuela son:

1- DIVERSIDAD, RITMOS DE APRENDIZAJE Y AGRUPAMIENTOS FLEXIBLES

En Landabaso Eskola Aktiboa creemos importante el poder respetar la individualidad, DSC00084característica de cada persona. De esta manera, el espacio es compartido por niñas y niños de diferentes edades donde cada cual puede acceder al material específico que necesite en cada momento. Todos los ritmos personales de aprendizaje son respetados, para que así los niños y niñas que necesiten de un aprendizaje más reposado, no sientan la presión por necesitar llegar al mismo lugar que el resto en el mismo tiempo o realizando las mismas actividades. Por otro lado, si el ritmo de aprendizaje es más ágil y necesita más actividades distintas, podrán también acceder a éstas y profundizar tanto como necesiten.

2- AMBIENTES PREPARADOS

Planteamos diferentes espacios de aprendizaje donde la seguridad física y emocional esté garantizada y el material se presente de manera que el alumnado pueda acceder a él con facilidad. Cuando conseguimos un entorno donde sientan la seguridad, donde no haya sobreprotección ni juicios, es cuando permitimos que aflore la iniciativa de los niños y niñas surgiendo así el verdadero aprendizaje, desde su motivación intrínseca.DSC_0062

Estos son los que llamamos “ambientes preparados”, espacios donde poder encontrar diversos recursos para profundizar en diferentes áreas. El principio que prima es el de “libre circulación”, esto es, que las niñas y niños pueden elegir libremente qué y dónde quieren jugar, experimentar, explorar, etc., permitiendo así que cada cual construya su realidad. Cada uno de estos ambientes preparados contará con materiales específicos que tendrán diferente complejidad y que se irán modificando continuamente para poder atender a las necesidades y periodos sensibles del alumnado.

3- ACOMPAÑAMIENTO DEL APRENDIZAJE

Para que estos espacios que hemos descrito anteriormente estén preparados, necesitamos una figura que pueda procurar un ambiente relajado y adecuado. Es así, que en Landabaso Eskola Aktiboa, el profesor y la profesora se convierten en “ACOMPAÑANTES”, cómo aquella persona que acompaña los procesos de aprendizaje, que no se adelanta, no paa185000045juzga y que pone límites claros para que los niños y niñas puedan sentirse lo suficientemente seguros para indagar y vivenciar el aprendizaje. Interviniendo únicamente en aquellas situaciones que por motivos de seguridad lo requieran, o porque una niña o un niño lo soliciten expresamente. Así, será sólo en ambientes preparados dónde se pueda desarrollar un pensamiento interconectado que favorezca el descubrimiento de nuevas relaciones entre la realidad externa e interna, y serán los acompañantes los que se aseguren de que este ambiente sea así.

4- TRANSVERSALIDAD DEL CONTENIDO

En Landabaso Eskola Aktiboa queremos conectar la escuela con la vida, es decir, que los aprendizajes que se den en ella tengan una relación directa con la realidad cotidiana de cada niña y niño. Esto hará que el aprendizaje sea máas significativo e interesante para ellas y ellos y quede registrado en los distintos niveles de aprendizaje (emocional, intelectual, social, físico, representativo). IMG_20170208_113751~2

Las propuestas que hacemos en la escuela por medio de los ambientes de aprendizaje, juego libre y espontáneo, talleres, salidas, etc. aportan enriquecedoras experiencias de vida que posibilitan la adquisición de los contenidos curriculares.

El tratamiento de toda la información se hace de un modo holístico pasando por diferentes áreas de aprendizaje (cálculo, lectoescritura, geografía e historia, ciencias…) adquiriendo las herramientas pedagógicas y competencias básicas que se precisen en cada caso. Trabajando así diferentes contenidos curriculares de manera global y transversal.

5- EL JUEGO

Es uno de los pilares de la escuela: El juego del niño y de la niña es perderse en el tiempo, es encontrarse con el mundo en una relación excitante, llena de misterio, de riesgo y de aventura, siendo el placer, uno de los motores más poderosos que se conoce. Por ello, dejaremos que el juego como motor de curiosidad, de creatividad y de profundización, sea el que genere espacios de aprendizaje para los niños y niñas.

cropped-img_20170208_12201621.jpgSiguiendo en la línea del juego, en Landabaso Eskola Aktiboa buscamos fomentar y acompañar un aprendizaje de tipo explorativo y constructivo. Donde el conocimiento se construye desde lo real (lo concreto), para poco a poco llegar a los teoremas (lo abstracto), los niños y niñas alcanzarán comprender la realidad partiendo de la manipulación de materiales; explorando, contrastando, estableciendo hipótesis, analizando, pudiendo llegar así a establecer sus propias conclusiones.

6- LA EVALUACIÓN

La evaluación es descriptiva, cualitativa, cuantitativa y participativa y tiene en cuenta todos los procesos educativos que se den en el centro: El desarrollo personal de cada niña y niño, el desarrollo personal y profesional de la persona adulta acompañante y la participación e implicación de las familias en la comunidad de aprendizaje.

Por un lado, saber si un alumno ha aprendido un conocimiento mediante cualquier instrumento evaluativo es muy difícil, por ello, la evaluación ha de basarse en el proceso de desarrollo cognitivo, motriz, social y emocional del niño y de la niña. Es decir, la técnica por excelencia pasa a ser la observación y la evaluación coge sentido como herramienta informativa para dar a conocer el estado en el que se encuentra cada individuo y en consecuencia tomar las estrategias oportunas para acompañarle, partiendo de sus intereses, en la consecución de su máximo potencial.